CASCADA DEL ORTIGALÓN Y MIRADOR DE VALGRANDE DESDE BRAÑILLÍN

CASCADA DEL ARROYO ORTIGALÓN (O RÍO FABAR - BRAÑILLIN) Y MIRADOR DE VALGRANDE

Una ruta cercana, con buenas vistas y de la que podemos disfrutar, si queremos, por partes, bajando o no a la cascada y también si queremos hacer sólo la bajada hasta la cascada y dejar de lado el Mirador de Valgrande. Un paseo corto de poco más de 3 kilómetros y que dependiendo del tiempo que paremos en la cascada nos puede llevar en torno a una hora y media.

Cascada del Arroyo Ortigalón
Para comenzar el "paseo" tenemos que desplazarnos en coche desde nuestra casa rural en Camplongo hasta la Estación Invernal de Valgrande-Pajares a donde llegaremos en algo menos de 10 minutos:


Tenemos buen sitio para dejar el coche en el aparcamiento superior al lado de la Cafetería Telesilla y de la estatua en recuerdo al promotor de la estación de esquí, Chus Valgrande de donde partiremos.




Salimos en dirección norte pegados al vallado de madera que rodea lo que se creó como campo de golf y ahora es pasto para ganado en verano y forma parte de la pista de esquí de fondo o zona de trineos en invierno durante la temporada de nieve. A la izquierda va apareciendo el bosque de Valgrande y al fondo una buena vista hacia la Mesa, la Tesa, Peña Ubiña....


Vamos dejando atrás la urbanización de la estación. Al fondo el Pico Celleros.

Peña Ubiña con la Mesa por delante. A la derecha el sendero que lleva a la cascada

Cancilla por donde tenemos que pasar
Llegando al desvío hacia la cascada
Continuaremos por al lado del cercado que nos lleva hasta una  cancilla metálica que dejaremos atrás para seguir por camino de hierba que abandonaremos por nuestra izquierda para tomar un sendero  en suave bajada al principio y que ha sido desbrozado recientemente ya que estaba bastante cerrado de maleza.

Dejamos el camino para tomar el sendero que sale a la izquierda

Sendero que va a la cascada

El sendero poco a poco se va haciendo más pendiente por lo que requerirá prestar atención para evitar resbalones no deseados.



Poco a poco va apareciendo algo de arbolado, abedules sobre todo, que nos pueden servir para echar una mano a los mismos e ir un poco más seguros. Seguimos bajando y el sendero cambia de dirección hacia la izquierda y pasa a ser menos pendiente a medida que nos vamos acercado al arroyo y en consecuencia a la cascada.

Robles y abedules en el sendero llegando al Arroyo Ortigalón o Río Fabar


Llegando a la cascada

Según termina el sendero ya nos encontramos de frente con la cascada que tiene una caída próxima a los 50 metros. La época ideal para visitarla sería en invierno aunque eso incrementaría bastante la dificultad para llegar a la misma e incluso podría resultar peligroso de no contar con material y conocimientos necesarios. En verano lleva poca agua por lo que resulta menos espectacular pero a cambio nos permite incluso pegarnos un chapuzón en la poza que se forma debajo:

Cascada del Ortigalón


Poza que se forma bajo la cascada






La Tesa y Macizo de Ubiñas al fondo

Salimos de la cascada y tenemos que volver por el mismo sendero hasta el camino de hierba que nos llevará al Mirador de Valgrande. Si vamos en la temporada adecuada incluso podemos pegarnos un buen atracón de arándanos.


Al salir del sendero nos desviaremos a la izquierda si queremos seguir hasta el Mirador de Valgrande, por un bonito camino de hierba entre abedules, serbales y urces que dan sombra y frescor al paseo. 

Vistas al Telesilla Les Patines sobre el bosque de Valgrande




Llegamos al Mirador de Valgrande donde también han podado los árboles que apenas dejaban ver nada y que ahora nos permite tener buenas vistas al Pico Cellón y a La Pájara, a sí como al valle de Pajares o a la Sierra de Aramo.

Vistas al Cellón y La Pájara desde el mirador

Valle de Pajares


Continuamos rodeando la loma donde estaba instalado el telesquí Valgrande hasta llegar al Área Recreativa Chus Valgrande por donde salimos a la carretera rodeando ahora el "campo de golf" por la otra parte para volver a punto de partida.





Decir también que el Arroyo Ortigalón, aparte de esta cascada, cuenta con otras saltos anteriores y posteriores a estos por lo que es apto para la práctica del barranquismo y algunos de esos saltos se encuentra equipados para su descenso para quienes practiquen esa actividad que evidentemente requiere de conocimientos adecuados para poder llevarla a cabo. En el blof de La Garafa hay publicada una entrada donde se comenta el descenso de todo el barranco;

Mapa y enlace al track de la ruta:
Mapa de la ruta y enlace al track en wikiloc

PEÑALAZA DESDE BUSDONGO

De las muchas opciones que tenemos para subir a la cima de Peñalaza, la montaña que tenemos frente a nuestra casa rural, la que posiblemente menor esfuerzo físico requiere es la ascensión desde Busdongo ya que partimos de un poco más arriba con lo que el desnivel a superar no llega a los 600 metros y que podremos en poco más de 9 kilómetros que pueden ocuparnos sin muchas prisas unas cuatro horas y media.

Cruz y buzón de cumbres en la cima de Peñalaza. En el Valle vemos Villamanín y Rodiezmo, uno a cada lado de la cruz


























Para comenzar la ruta, desde nuestra casa rural en Camplongo, podemos desplazarnos en coche hasta Busdongo a donde llegamos en 4 o 5 minutos. Al final del pueblo, frente a lo que era la panadería, en la Calle Pico del Moro, tenemos un buen sitio para aparcar.



Tras unos pocos pasos por la carretera N-630 en dirección al Puerto de Pajares, nos desviamos a la izquierda por la Calle del Esquiador para cruzar el Río Bernesga y la vía del tren.

Por la Calle del Esquiador para cruzar el río y la vía. De fondo Peña Carbona que iremos viendo siempre a nuestra derecha al otro lado del Arroyo Canal (según los mapas)


Atravesada la vía, tomamos la pista de tierra que sale hacia la izquierda y que, tras unas cuantas vueltas y revueltas, nos lleva hasta el Collado Busbudel. Por el camino, como casi siempre que salimos a la montaña leonesa y cuando andamos por zonas de pastos, es fácil encontrarnos con algún mastín cuidando el ganado y algunas veces resulta difícil conseguir que no nos sigan por mucho que lo intentemos. Eso sí, si lo tomamos con calma y no nos ponemos nerviosos no suelen ser peligrosos, pero tampoco hay que confiarse.

Apareciendo el Macizo de Ubiñas por encima del Puerto de Pajares

Peña Carbona, subiendo por la pista de tierra


El Brañacaballo o Cueto Millaro al fondo. Abajo a la izquierda queda Busdondo, de donde salimos


Superado el Collado Busbudel continuamos todavía por pista de tierra, casi campo, durante otro pequeño tramo para abandonarla por la izquierda poco antes de se acabe junto a un abrevadero, en dirección a lo alto del cordal de los Montes de Peñalaza. 

Aquí nos encontramos un pindio repecho que hay que tomarse con calma y que invita a descansar un poco y contemplar el paisaje que tenemos de frente o el que vamos dejando atrás. En esta zona ya no hay un sendero claro a seguir pero se camina bien por cualquier sitio

Dejando atrás el Collado Busbudel. Por encima el Cueto Millaró

Vistas al Puerto de Pajares y al Macizo de Ubiñas


Subiendo por la zona más pendiente

Vistas al pinar de Camplongo, y el pueblo escondido en el valle. De fondo la cumbre que rodean Camplongo: Pisones o Camparón, el Cuadro, Estorbín, Bolero, Aguazones, Vallequín, Campas Tiñosas, La Carba, Brañacaballo....

Poco a poco alcanzaremos la zona alta del cordal donde entramos en un paisaje que entremezcla rocas calizas de todas las formas y tamaños con zonas mas o menos llanas de campo y que siguiendo ahora en dirección Este nos va acercando a la cima de mayor altitud de Peñalaza.

Llegando a lo alto del cresterío




En esta zona todavía podemos encontrar restos de trincheras de la época de la guerra civil y de vez en cuando, aunque no es fácil, incluso puede aparecer alguna granada o proyectil de los usados en la contienda.

Restos de una bomba o proyectil de artillería encontrado en la zona


Vistas al Cueto Fontún llegando a la cima



Los últimos metros de subida a la cima son un poco más pendientes pero el esfuerzo se compensa con las vistas que van mejorando al ganar altura.

Vistas desde lo más alto de Peñalaza

Rodiezmo en el valle. Al fondo vemos el Cueto San Mateo, Fontañán, La Muezca, Pico Bustillo...

Vistas al pinar de Camplongo desde la cima. Al fondo Tres Concejos, Cuadro, Estorbín...

Vistas a Peña Carbona. Por detrás Cueto Negro, Celleros, Ubiñas...

Valles de la Tercia y Arbas. Rodeando el embalse de Casares, Pico Rozo, Cerro Pedroso, Meloita, Barrgana, Tres Marías...

Para volver a Busdongo se puede variar un poco el recorrido pero en este caso y como se recoge en el track que se acompaña, lo hacemos prácticamente por el mismo camino que a la ida aunque un poco más a la izquierda para bajar a la pista por donde quizás la pendiente es algo menor y se anda mejor.






Llegando de vuelta a Busdongo

Cruzando el Río Bernesga en Busdongo para finalizar la ruta


























Mapa y enlace al track de la ruta en Wikiloc:
Mapa de la ruta y enlace al track en Wikiloc

Powered by Wikiloc